Si has puesto en casa ventanas de PVC, has hecho una estupenda elección que te durará toda la vida. Aunque apenas necesitan mantenimiento para estar perfectas, como recién instaladas, aquí tienes unos consejos básicos de limpieza y conservación.

 

El PVC es un excelente material para las ventanas. Al ser un mal conductor térmico, su capacidad de aislamiento es muy superior a la del aluminio y necesita menos mantenimiento que la madera (su competidor más directo como aislante del frío y el calor). En general, en la construcción es muy apreciado por su resistencia: su color es inalterable y no le afectan las inclemencias metereológicas. Ni el sol intenso, ni la humedad ni la salinidad de las zonas costeras pueden afectarle. Por eso el Norte de España y las zonas de playa son los lugares donde su utilización se ha extendido más rapidamente.

 

También impide el desarrollo de bacterias y hongos, por lo que resulta muy higiénico. En este sentido, hay que tener en cuenta que al ser un material soldable, que no necesita de ningún elemento adicional  para acoplarse (clavos, tornillos, etc), queda perfectamente estanco, sin posibilidad de que en las ranuras se aloje ningún tipo de partícula nociva. Y los perfiles de PVC aguantan bien sin ensuciarse apenas, ya que no hay poros donde la suciedad pueda alojarse.

 

Por otro lado, se considera que el PVC es un material muy resistente a la abrasión, ya que puede rallarse, pero nunca pierde su capa de protección, al contrario que la madera (que puede perder el barniz) o el aluminio (que puede perder el lacado o el anodizado). Aún así, una de las recomendaciones clave es no limpiar nunca los perfiles de PVC con un paño seco, ya que puede rallarse.

 

Limpieza de los perfiles de PVC

La limpieza de los perfiles de PVC se realiza con una bayeta húmeda, mezclando agua con un detergente neutro, el que se use para las demás tareas domésticas. Según el uso, si la vivienda está en una zona muy contaminada, etc. la limpieza se puede realizar con diferente periodicidad desde una vez al mes a una vez cada varios meses. Esto en cuanto a los perfiles, porque juntas y herrajes también necesitan mantenimiento.

 

Mantenimiento de las juntas

Las juntas de goma están fabricadas en diferentes tipos de materiales plásticos. Los fabricantes recomiendan espolvorear en ellas polvos de talco una vez al año para mantenerlas flexibles y en perfecto estado. Ahí sí que no hace falta llegar con el detergente, ya que los muy concentrados pueden llegar a dañarlas.

 

Mantenimiento de los herrajes

Las ventanas de PVC tienen un precio elevado; por eso los fabricantes no dudan en fabricarlas con herrajes de la mejor calidad. El mantenimiento por parte del usuario implica lubricar todas esas partes móviles con un aceite adecuado una vez al año y ajustar los mecanismos de apertura oscilobatiente (esta tarea la puede realizar también el instalador).

Otro consejo práctico a tener en cuenta es que al ser un tipo de ventana hermético, conviene aumentar los tiempos de ventilación de las estancias, y hacerlo dos veces al día en los climas más húmedos. 

CONTACTO

Grupo Lealmetal

 

Pol. Ind.Fridex, Calle 5 Nave 16

41500-ALCALA DE GUADAIRA (Sevilla)

 

Teléfono: 954 39 24 14

Móvil: 627 483 096

         

Exposición:

Pol. Ind.Fridex Calle 5 Nave 16

41500-ALCALA DE GUADAIRA (Sevilla)

Horario: 8:00 a 16:00

              

e-mail: lealmetal@lealmetal.es